Percepción ciudadana / En opinión de Leobaldo García

México / Redacción MX Político.- Alienación

La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural.- Federico Fellini.

Las expectativas que albergó el Gobierno del Estado, con versión distinta los comerciantes en la visita de López Obrador, no se configuraron.

En ambas entidades no se comprende del todo los programas del nuevo gobierno, imploran el paternalismo del centro como ayer, dependiendo de relaciones personales de los funcionarios en un federalismo de utilería. El Gobierno del Estado sigue gastando impuestos que no cobra y operando el capitalismo de compadres.

Por su parte los empresarios organizados mediante desplegados en prensa plantearon inversiones federales en infraestructura y hasta proveedurías en el gasto federal, develando falta de acciones del gobierno local en metas de inversión al desarrollo empresarial. El dirigente de Coparmex, declaró que Durango no está en los planes del presidente, y es al revés, Durango sin liderazgo para el crecimiento está desfasado del contexto nacional.

Cuando González Avelar fue secretario de Educación Pública, y Rodolfo Elizondo de Turismo, se crearon expectativas falsas. Se pensó que se podría aligerar al Estado del gasto en educación -Mayagoitia, formado en las huestes de la SEP promovió el 25% adicional a impuestos estatales para la educación- y canalizara recursos a carreteras estatales diametrales que no tenemos ninguna, que y atendiera la salud de los durangueños en hospitales con recursos estatales. Y así seguimos con el gobierno del supuesto cambio.

Durango sin transparencia y rendición de cuentas, ahora a nivel del piso con López Obrador, tendrá problemas en adecuarse porque ya no habrá inherencia en aplicar dineros federales que ejercieron según sus relaciones con el centro. Qué bueno que los estados ya no tendrán partidas para entregar y lucrar políticamente.

Como dijo López Obrador, Durango recibirá más dinero a través de programas en forma directa a los ciudadanos, evitando trámites, burocracia y desviaciones o propaganda de los gobiernos de los estados. Si analizamos los viejos y nuevos planteamientos del gobierno sin ofrecer inversión local productiva, parece que el Bicentenario platica con el espejo.

No tienen presentes las consecuencias de una ruda rendición de cuentas y la fiebre exigente de transparencia que irrumpe. Y ajeno a su función, el Gobierno del Estado festeja con comerciantes una feria de la ciudad hecha para consumidores y no de esparcimiento de la población.

El fin de semana López Obrador anunció el Programa Nacional de Nutrición. Señaló que las televisoras no deben de promover productos chatarra y alentar el consumismo que es causa de tantos hipertensos y diabéticos en el país. No recordamos declaración parecida sobre la televisión comercial. El Artículo 40 del reglamento de la Ley de Radio y Televisión, prescribe que la publicidad no debe ser mayor al 18% del total, 11 minutos por hora. En Televisa y Tv Azteca rebasan con mucho la publicidad. Sería una limitación al nefasto consumismo que explotan.

La conferencia mañanera del Presidente en algo ha frenado la manipulación de las televisoras de programación dirigida a mantener a la población enajenada en comentarios políticos distorsionados y sin objetividad. Novelas de cursilería, adulterios, crímenes y narcotraficantes en las que ilusoriamente ganan los buenos.

En un país desarrollado como en EE.UU. ningún canal de televisión pude tener más del 25% de la cobertura en noticieros y entrevistas de contenido social, excepción los deportes, cultural y entreteniendo. Sólo el Presidente puede tener cadena nacional una vez al mes, o que algún asunto lo amerite. Con nosotros tres consorcios tienen cobertura nacional todo el siempre.

En México, la crisis familiar en respetos y cuidado a niños y mujeres, la doble personalidad que tenemos que ser unos en el hogar y otros fuera de él, la simulación política y la quiebra del Estado de Derecho, tienen sus causas en una formación autoritaria y acrítica en familia orquestada por el conservadurismo católico.

Una mala educación pública que sirve al poder político corrupto, y sobre todo en una televisión comercial que se beneficia con alineación, manipulación e indiferencia social. Habrá que regular como en el extranjero que los locutores de televisión no editorialicen las noticias de manera tendenciosa y sin capacidad. López Obrador da un paso importante con la pura mención, su conferencia mañanera ha develado a la perniciosa televisión comercial del país.

Pedir que no se dé dinero público a los partidos y que los sostengan sus partidarios, sería un paso decisivo hacia la civilidad democrática. Tema pendiente.

----
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio. 

fjb 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto